Saltar al contenido

¡Aprende a limpiar tu horno eléctrico!

Los hornos eléctricos son electrodomésticos realmente imprescindibles en la cocina de muchas personas. Este tipo de aparatos no dejad disfrutar de la vida y nos dan la oportunidad de cocinar platos deliciosos que solo pueden ser cocinados en ellos.

A pesar de ello, no es un secreto que puede convertirse en un gran enemigo por lo difícil que puede ser su limpieza. Por esta razón, este artículo está completamente dedicado a los consejos básicos con los que podrás ganarle la batalla a cualquier mínimo de suciedad que se esconda en tu horno. ¿Te animas a seguir esta lectura? ¡Bienvenido!

Consejos

A mano

A mano

Si deseas limpiar tu horno a mano, ten presente que debes utilizar algunos desengrasantes. Sin embargo, si prefieres evitarlos, entonces será mejor que quites la grasa restante luego de cocinar; para hacerlo perfectamente, puedes utilizar un papel de cocina mojado con un poco de agua caliente.

Después introduce en el horno un vaso con agua, amoniaco y un pequeño trapo de cocina. El horno debe estar a fuego lento durante dos o una hora, y después coge el trapo y empieza a limpiar la grasa de manera sencilla.

Hornos catalíticos

Hornos catalíticos

Debes dejar que el horno caliente durante 50 minutos a la temperatura más alta (o durante el tiempo y con la potencia que el fabricante haya indicado en vacío, sin ningún tipo de accesorio. Cuando esté frío, retira cada uno de los residuos como una pequeña bayeta humedecida con anterioridad.

Hornos pirolíticos

Hornos pirolíticos

Tal como los catalíticos, los hornos pirolíticos también deben vaciarse antes de que el proceso empiece y es de suma importancia que se realice este paso porque llegan a estar hasta en los ardientes 500°C específicamente.

En este caso es preciso que sigas las instrucciones del fabricante y, especialmente, limpiar el horno luego de cada uso para que no se produzca un exceso de suciedad que luego se acumule y sea casi imposible de limpiar.

Trucos

Trucos

  • Si algún líquido se ha derramado sobre el horno, espolvorea rápidamente sal en el líquido y espera hasta que enfríe completamente. Después, retíralo y limpialo perfectamente con una esponja o un trapo.
  • Espolvorea bicarbonato cuando el horno se encuentre apagado y esté todavía caliente. Espera una hora completa y luego retira la suciedad con una toalla.
  • Si deseas quitarle el mal olor a tu horno, debes mezclar vinagre con sal y pasarle un trapo cuando esté tibio. Cuando se seque por completo, quítalo con un paño que esté completamente limpio.
  • Coloca un paño mojado en amoníaco sobre el horno durante toda la noche; al otro día, esparce bicarbonato en la grasa. Cuando haya sido completamente absorbido, retíralo con papel y pasa nuevamente detergente con una esponja. Finalmente, enjuágate.

En resumen, debes saber que lo más importante y esencial es que no permitas que se acumule el sucio, por lo que debes ser muy cuidadoso con todas las superficies. Incluso, los hornos con zonas inoxidables son preciso que le añadas productos que fomenten su cuidado y su limpieza.